Vistos desde fuera son sólo un montón de gatos. Para nosotros, que conocemos a algunos de ellos desde que nacieron, son individuos con personalidades totalmente diferentes. No es una teoría que convenza a todo el mundo, pero después de pasar días, semanas, meses e incluso años con ellos alrededor uno acaba por conocerles como si fueran de la familia. Como conocemos los lazos familiares que unen a muchos de ellos hemos podido observar comportamientos curiosos tales como gatos machos que se turnan para cuidar en sus primeras salidas a la camada de una gata mientras esta no está. Curiosamente los gatos machos que hacen esa labor no son necesariamente familia de la gata madre. Un gato de nuestros vecinos, de nombre A Voces, andaba por la calle con una gatita joven también de ellos, Pistón, y la iba empujando hacia la orilla cuando pasaba algún coche. También hemos podido ver como una gata (Manchas) se encargaba de echar a todos los gatos machos del cuarto donde se encontraba otra gata primeriza a punto de parir. Y la propia Manchas, tras haberse recuperado de una infección a la que no sobrevivieron sus crías, llevó una gallina muerta y sin empezar al resto de gatos que en ese momento todavía estaban enfermos. Los otros no estaban con fuerzas de comer, pero es una muestra de generosidad hacia otros gatos de los cuales tan sólo uno, Leo, era hijo suyo del año anterior. En la siguiente foto se puede ver a los pequeños de Tricolora en postura claramente relajada.:








GRUÑONA: GRUÑONA: una gata de al menos 4 años, madre con bastante éxito de unos cuantos gatos en la aldea. Tiene un carácter difícil. Digamos que no quiere mantener contacto con ningún otro gato; a sus crías las aguanta durante 3 o 4 meses y luego si te he visto no me acuerdo. Su nombre lo dice todo: gruñe a todo gato que se acerque a ella. Viene a comer al pazo cuando no tiene otra posibilidad, sino se busca la vida donde no la molesten sus congéneres.



TRICOLORA: hija de Gruñona, del 2007. Una gata muy guapa con sus tres colores, y de pelo muy suave. Simpática pero no muy confiada con las personas aunque durante su primer y único parto no quería que la dejáramos sola. Es la madre de Dora, Grisel y Raya. De adulta:



Y en su papel de madre:




NEGRÍN: de la misma camada que Tricolora. Un gato con un carácter estupendo, muy cariñoso y super tranquilo (era junto con Leo y Goloso uno de los encargados de cuidar a Dora, Grisel y Raya cuando eran pequeños). Por desgracia desapareció en Mayo del 2010 y desde entonces no hemos vuelto a saber de él. Aquí de joven:


Y de adulto. Guapo, ¿no?:





RUFETINA: hermana de Tricolora y Negrín. Nunca llegó a coger gran confianza con nosotros. Desapareció en Mayo del 2008, poco después de haber parido. De su camada tampoco supimos nada.




DORA: la primera de los hijos de Tricolora que tomó la iniciativa de salir o mejor dicho de caer de la caja, de ahí su nombre “Exploradora”. Gata super simpática, comunicativa, muy apegada a nosotros y muy amiga de andar acechando ratones entre la vegetación. Con el color de pelo que tiene se camufla como ningún otro. De pequeñita



Y ya adulta:





RAYAS: hermano de Dora y Grisel. Más conocido como Arturo. Se ha hecho un gato de patas largas, muy esbelto. Cuando era pequeño había que limpiarle todos los días los ojos con agua de manzanilla ya que se le quedaban pegados de legañas. No obstante él se movía a ciegas como si tal cosa. Finalmente con un colirio conseguimos solucionar el problema definitivamente. Es el gato más cariñoso y a ratos pegajoso del pazo. Y no sólo con nosotros..Está encantado cuando viene alguna visita. Es el primero es tratar de hacer amistad con nuevas personas, un relaciones públicas por naturaleza. Es un gato de compañía, le gusta estar donde haya alguien que le haga mimos y le hable. Maulla todo el rato y a veces te puede volver loco porque anda en los sitios en los que menos falta te hace: por el tejado metiendose entre tus piernas, tocando algo que estás pintando, maullando sin parar porque hay una visita que no acaba de hacerle caso..., vamos, en medio, pero siempre cariñoso. Aquí de pequeñito todo erizado:




Y de adulto tan elegante:

Y aquí hecho un roscón dentro de una maceta:

 

GRISEL: el tercero de la camada de Tricolora junto con Dora y Raya. Un gato guapísimo, de carácter mucho más reservado que sus hermanos. Desde pequeño le encanta jugar con avellanas o cualquier cosa que ruede y hay que decir que no hay quien le gane. Tiene madera de futbolista. Ha hecho de padre adoptivo de Fellini cuando Manchas le dijo que ya valía de estar con su madre. Aquí todavía de meses:



Y en la actualidad




VINCI: hija de Gruñona, de la camada de la primavera 2009 (Vinci, Mona y Lisa). Durante un tiempo pensamos que era gato, pero luego resultó ser gata. Al principio no había quien la tocara, ahora es muy cariñosa. También come en casa de los vecinos, donde la llaman “La agregada”.





LISA: hermana de Vinci y Mona. Cariñosa desde que nos conoció y más interesada en recibir mimos que en comer. Una semana después de haberla esterilizado fue atropellada frente al pazo. Su hermana Mona desapareció cuando sólo tenía unos 3 meses y aún estaban al cargo de su madre.







GOLOSO: un gato probablemente del 2006. Desde que le conocemos tiene la nariz siempre un poco tapada, aunque no parece causarle grandes problemas. Al principio andaba siempre hecho un asquito y no nos hacía mucha gracia tenerle por allí pero él fue persistente y dijo que no se iba, de manera que ha terminado por hacerse un hueco en el pazo. Ahora está más gordo que ninguno y tiene un pelo super suave. Es muy tímido y ha tardado unos 2 años en coger confianza pero ahora es todo cariño, no quiere más que mimos. Además es muy amable con el resto de gatos. Era uno de los “babysitter” de los peques de Tricolora.





AVOCES: uno de los gatos de nuestros vecinos. Nació en el 2006 y se convirtió en el gato más guapo de la zona y también en uno de los jefes. Por desgracia fue atropellado en Noviembre del 2008. Como herencia nos dejó a Tigre, una hija de Tiga.





RUFETE: otro de los gatos de los vecinos, este más mayor que a Voces y de carácter más reservado. Era el gran jefe de la zona, sólo A Voces se sentía con fuerzas de luchar por esa jefatura. Desapareció a principio del verano del 2009. De él quedo al menos un hijo: Fellini.




PISTON: otra gata de los vecinos. Apareció en el tronco de un castaño y fue cariñosa con todo el mundo desde el primer momento. Puede que se tratase de una hija de Gruñona que se hubiera despistado durante una mudanza de crías, quien sabe. A Voces la adoptó de inmediato y la cuidaba con verdadera devoción. Una infección acabó con su vida en tan sólo 24 horas.






ANTIFAZ: un gato del 2006, con una cara muy característica y unos ojos de un azul resplandeciente. Aunque come a diario en el pazo no se deja tocar.




Aquí sí se le ven los ojos

 


GOTA: nació en la primavera del 2007 y se quedó muy pronto sin madre y hermanos pero consiguió salir adelante. Venía sólo de vez en cuando a comer al pazo, cuando no encontraba otra cosa. Era muy tímido y reservado, tanto que cuando tuvo un problema grave de salud (un prolapso anal) no se dejó coger para llevarle al veterinario por lo que murió en enero de 2010.




MANCHAS: madre de Leo y Fellini. Nunca tuvo mucho éxito con sus camadas. Es de un carácter no tan arisco como Gruñona pero tampoco es muy amiga de estar con otros gatos. Al único que tolera un poco es al Rubio. A nosotros nos deja acariciarla pero no es excesivamente mimosa. Viene sólo de vez en cuando a comer al pazo. Suele tener abcesos junto a la boca y se deja curar con toda tranquilidad, de hecho creo que a veces viene precisamente para que la curemos. En la foto con su hijo Leo de pequeñito

 


LEO: nació en el verano del 2007. Aunque comía regularmente en el pazo y tenía muy buena relación con el resto de gatos (el era el tercero de los “babysitter”), con nosotros se mantenía distante. En el 2010 le salió un bulto junto a una oreja. Poco a poco fue empeorando su estado, al mismo tiempo se fue haciendo más cariñoso con nosotros y aunque tarde, recibió tratamiento para mitigar dolencias secundarias pero acabó muriendo a principios de septiembre de 2010.



 


FELLINI: hijo de Manchas y de Rufete, de la primavera del 2009. Es un gato muy pequeño de tamaño. Otros de su edad ya le han adelantado hace tiempo. Es un poco delicado de salud, se resfria con mucha facilidad. Es muy mimoso pero no se deja acariciar por cualquiera. Eso sí, si tiene confianza con alguien se deja hasta quitar las pulgas, de hecho lo pide con insistencia. Y no debe ser tan malo cuando ha habido otros gatos que se han puesto a la cola (Leo en sus últimos días, Raya y Goloso, aunque a este es imposible encontrarle una pulga ya que es negro).

 

 

EL RUBIO: un gato con el rabo roto, tímido aunque a veces se deja tocar un poquito mientras come. Parece un gato ya de cierta edad, como mínimo tendrá 5 años.

 

RONCO: otro hijo de Gruñona, este de la segunda camada del 2009, la de septiembre. El nombre le viene porque cuando le conocimos su respiración sonaba como un ronquido, y eso le duró varias semanas, por lo que pensábamos que ya se iba a quedar así. Todavía no se deja tocar aunque es tremendamente curioso y se acerca bastante a nosotros. Está intentando incorporarse al grupo del resto de gatos del pazo y seguramente lo consiga.

 

 

FALBA: la hermana de.Ronco. Como él, va acercandose a nosotros pero aún no ha dado el paso final, cosa que sería útil ya que es gata y no estaría de más esterilizarla.

 

RONIN: el gato de los vecinos. Al igual que Pistón apareció un día, en diciembre de 2009, y desde el primer instante fue cariñoso con todo el mundo. Tendría por aquel entonces unos 4 o 5 meses. Ahora se ha hecho un gato alto y esbelto y sigue teniendo mucha confianza en las personas.

 

 

MALOS PELOS: apareció en el otoño del 2009 tan delgado que se le notaban todos los huesos. Su aspecto fue mejorando a fuerza de comer regularmente todo el invierno en el pazo. Era un gato muy bailarín, parecía que andaba de puntillas. Llegó a dejarse tocar un poquito. En la primavera de 2010 empezó a venir muy esporádicamente hasta que en el mes de mayo dejamos de verle. Ya no contábamos con él, cuando una mañana a finales de octubre de 2010 volvió a aparecer en la zona de los castaños. De momento sólo ha hecho un par de visitas pero tiene muy buen aspecto por lo que suponemos que tendrá otros dueños, aunque sólo sean de temporada de verano.

 

FaLang translation system by Faboba