GRUÑONA: una gata que ya en 2007 estaba criando tres gatitos (Tricolora, Rufetina y Negrín). Es madre, abuela y bisabuela de un montón de gatos en la aldea. Como madre ha tenido bastante éxito ya que es muy buena cazadora. Su última camada fueron Falba y Ronco. Desde entonces está esterilizada, operación que probablemente le salvó la vida ya que tenía un tumor de mama que fue descubierto y extirpado de paso. Tiene un carácter muy particular: no quiere mantener contacto con ningún otro gato; a sus crías las aguanta durante 3 o 4 meses y luego si te he visto no me acuerdo. Su nombre lo dice todo: gruñe a todo gato que se acerque a ella. Viene a comer al pazo cuando no tiene otra posibilidad, sino prefiere buscarse la vida donde no la molesten sus congéneres.

TRICOLORA: hija de Gruñona, del 2007. Una gata muy guapa con sus tres colores, y de pelo muy suave al igual que su madre. Es tan pequeñita que a primera vista parece una gata jovencita. Es tranquila, pacífica (siempre y cuando no venga Fellini a molestarla) y simpática, y con el paso de los años incluso cariñosa con nosotros. Durante su primer y único parto no quería que la dejáramos sola. Es la madre de Dora, Grisel y Raya. De adulta:

DORA: la primera de los hijos de Tricolora que tomó la iniciativa de salir o mejor dicho de caer de la caja, de ahí su nombre “ExploraDORA”. Gata super simpática, comunicativa, muy apegada a nosotros y muy amiga de andar acechando ratones entre la vegetación. Con el color de pelo que tiene se camufla como ningún otro. En la huerta se ha convertido en la reina y de vez en cuando se lo tiene que recordar a las otras gatas. De pequeñita:

RAYA: hermano de Dora y Grisel. También conocido como Arturo. Es un gato de patas largas y muy esbelto. Cuando era pequeño había que limpiarle todos los días los ojos con agua de manzanilla ya que se le quedaban pegados de legañas. No obstante él se movía a ciegas como si tal cosa. Finalmente con un colirio conseguimos solucionar el problema definitivamente. Es un gato cariñoso y a ratos hasta pegajoso, sobre todo si hay visita. Es el primero es tratar de hacer amistad con nuevas personas, un relaciones públicas por naturaleza. Es un gato de compañía, le gusta estar donde haya alguien que le haga mimos y le hable. Maulla todo el rato y a veces te puede volver loco porque anda en los sitios en los que menos falta te hace: por el tejado metiéndose entre tus piernas, tocando algo que estás pintando, maullando sin parar porque hay una visita que no acaba de hacerle caso..., vamos, en medio, pero siempre simpático. Cuando llega la época del celo desaparece durante días para luego volver todo arañado. Aquí de pequeñito erizado:

GRISEL: el tercero de la camada de Tricolora junto con Dora y Raya. Un gato guapísimo, de carácter mucho más reservado hacia nosotros que sus hermanos. De pequeño le encantaba jugar con avellanas o cualquier cosa que rodase y hay que decir que no había quien le ganase, tenía madera de futbolista. Hizo de padre adoptivo de Fellini cuando Manchas le dijo que ya valía de estar con su madre, aunque ahora ya parece haberlo olvidado a juzgar por las carreras que le pega. Con el tiempo y la desaparición de algunos gatos alfa pudo hacerse con la jefatura y desde hace unos años se mantiene como jefe de la colonia. Es interesante ver como las gatas le reconocen como el número uno. Su actitud hacia él es totalmente diferente a la que muestran con los demás. Aquí todavía de meses:

 

EL RUBIO: un gato con el rabo roto, tímido aunque a veces se dejaba tocar un poquito mientras comía. Por su aspecto debía ser uno de los gatos más mayores de la aldea y por su buena relación con Manchas muy probablemente era de la misma camada que ella. Tenía buen carácter. En noviembre de 2011 apareció muerto según nos dijo un vecino.

RONCO: otro hijo de Gruñona, este de la segunda camada del 2009, la de septiembre. El nombre le viene porque cuando le conocimos su respiración sonaba como un ronquido, y eso le duró varias semanas, por lo que pensábamos que ya se iba a quedar así. A pesar del tiempo que hace que le conocemos aún no se deja tocar, excepto de refilón mientras come. Eso sí, cuando sabe que hay paté en juego pierde el miedo.

FALBA:
la hermana de Ronco. Aún es más tímida y desconfiada que su hermano. Come en el pazo, aunque no es muy regular en sus visitas. Ha sido madre en varias ocasiones, aunque sólo uno de sus hijos, Blondie, llegó a edad adulta. Desde el verano de 2012 está esterilizada, cosa que no fue nada fácil ya que al sacarla de la jaula en el veterinario (en el pazo había entrado sola con algo de comida) se escapó y pillarla de nuevo fue como cazar a un dinosaurio.

RONIN: un gato de los vecinos querido como pocos. Al igual que Pistón apareció un día, en diciembre de 2009, y desde el primer instante fue cariñoso con todo el mundo. Tendría por aquel entonces unos 4 o 5 meses. Pronto se hizo un gato alto y esbelto y nunca perdió la confianza en las personas. Cuando venía con heridas, en ocasiones tremendas, se dejaba curar sin sacar ni media uña aunque le doliera un montón. Algo digno de ver. Por desgracia apareció muerto en la calle en mayo de 2013.

MALOS PELOS: apareció en el otoño del 2009 tan delgado que se le notaban todos los huesos, de ahí su nombre. Su aspecto fue mejorando a fuerza de comer regularmente todo el invierno en el pazo. Era un gato muy bailarín, parecía que andaba de puntillas. En la primavera de 2010 empezó a venir muy esporádicamente hasta que en el mes de mayo dejamos de verle. Ya no contábamos con él, cuando una mañana a finales de octubre de 2010 volvió a aparecer en la zona de los castaños. Tenía buen aspecto por lo que suponemos que tendría otros dueños, aunque sólo fueran de temporada de verano. Volvió a pasar el invierno en el pazo y ya no se volvió a marchar. Era muy peculiar ya que se dejaba acariciar pero sólo si se encontraba bien. En una ocasión debió tener una pata rota, ya que no la apoyó durante varias semanas y no se dejó tocar hasta el día en que volvió a pisar con las cuatro patas. Esa desconfianza le llevó a morir en agosto de 2013. Un día apareció con un bulto en la cabeza, no hubo manera de acercarse a él y eso fue lo último que vimos de él.

VINCI: hija de Gruñona, de la camada de la primavera 2009 (Vinci, Mona y Lisa). Durante un tiempo pensamos que era gato, pero luego resultó ser gata. Al principio no había quien la tocara, pero luego se hizo muy cariñosa. También comía en casa de los vecinos, donde la llamaban “La agregada”. Por desgracia apareció muerta en la calle en mayo de 2012.

GOLOSO: un gato probablemente del 2006. Siempre con la nariz siempre un poco tapada, aunque no parecía causarle grandes problemas. Al principio tenía un aspecto bastante deplorable y no nos hacía mucha gracia tenerle por allí pero él fue persistente y dijo que no se iba, de manera que terminó por hacerse un hueco en el pazo. Con comida regular y cuidados cuando era necesario se puso más gordo que ninguno y resultó tener un pelo super suave, quien lo habría dicho con la mala pinta que tenía al principio. Muy tímido, tardó unos 2 años en coger confianza pero a partir de ahí no había quien le ganara a cariñoso, era como si quisiera recuperar todo el amor que nunca antes había recibido. Muy amable con el resto de gatos y gatas. Era uno de los “babysitter” de los peques de Tricolora. En diciembre de 2013 desapareció y desde entonces no hemos vuelto a saber nada más de él. Ahora que llega la época de recoger avellanas, nueces y castañas le echaré de menos ya que le gustaba acompañarme. Siempre estaba en medio, justo encima de la castaña, nuez o avellana que yo iba a recoger. Todo su afán en esos momentos era recibir caricias.

ANTIFAZ: un gato del 2006, con una cara muy característica y unos ojos de un azul resplandeciente. Aunque comía a diario en el pazo no se dejaba tocar. Desapareció en mayo de 2013.

MANCHAS: madre de Leo y Fellini. No tuvo mucho éxito con sus camadas. Tampoco era muy amiga de estar con otros gatos, al único que toleraba un poco era al Rubio, muy probablemente eran hermanos. Se dejaba acariciar por nosotros pero nunca llegó a ser excesivamente mimosa. Venía sólo de vez en cuando a comer al pazo. Solía tener abcesos junto a la boca y se dejaba curar con toda tranquilidad, de hecho creo que a veces venía precisamente para que la curásemos. En 2009 la esterilizamos y nada más traerla del veterinario se fue y no apareció hasta después de una semana con lo cual ni siquiera pudo recibir antibiótico post-operatorio. En diciembre  de 2013 desapareció definitivamente. Era probablemente la gata más mayor de la aldea. En la foto con su hijo Leo de pequeñito

FELLINI: hijo de Manchas y de Rufete, de la primavera del 2009. Es un gato pequeño de tamaño, otros de su edad ya le adelantaron hace tiempo. De pequeñito era un poco delicado de salud, se resfriaba con mucha facilidad. Fue el primero en cogerle gusto al tratamiento antipulgas con pinza o peine. Viéndole a él aprendieron otros gatos los beneficios de la "pelu felina", tratamiento que a muchos les encanta. Fellini es un gato con poco éxito entre las gatas; ciertamente tiene poco tacto para tratarlas y supongo que por eso se lleva más bufidos que otra cosa.

 

FaLang translation system by Faboba