Nuestro grano de arena a la sostenibilidad

Estamos convencidos que la tarea de llegar a una economía cíclica y sostenible no debe quedarse exclusivamente en manos de la política.

Por lo tanto desde el principio de la rehabilitación del pazo hemos apostado por la sostenibilidad, sin obligación legal ni subvenciones, porque pensamos que hacerlo no solo es económico (y por tanto listo), sino necesario. Y posible, también en una edificación del siglo XVII.

Algunos números: 95% del agua caliente sanitaria (ACS) que gastamos se calienta con nuestras dos instalaciones de placas solares térmicas de unos 12 metros cuadrados cada una, y un rendimiento de aprovechamiento de la energía solar por encima de 80%. Placas solares fotovoltáicas llegan por lo general a un máxino de 22%. Nuestros depósitos isotérmicos de ACS nos permiten almacenar esta energía en forma de agua caliente varios días, para poder usarlo también si falta sol en días nublados o de lluvia.

Nuestra calefacción es de aerotermia combinada con solar térmico y suelos radiantes hidráulicos de diseño concéntrico. Esta combinación nos permite no solo un ahorro energético notable (un 70% de la energia la extraemos del entorno gracias a las bombas de calor aire-agua de última generación) sino también tener una sensación térmica agradable, un ambiente anti-alérgico y sin humedades o condensación. En pocos temas hemos invertido más tiempo de investigación que en la calefacción, empezando por pedir los datos climatológicos de los últimos 25 años al Instituto Nacional de Meteorología para su análisis, tener numerosas visitas de expertos de Alemania y finalmente instalar la tecnología punta al respecto.

Durante la rehabilitación hemos seguido estrictamente una estrategia de preparar el edificio para un uso energéticamente responsable utilizando entre otras cosas membranas semi-permeables y aislantes inertes e ignífugos en los tejados. Esto combinado con materiales naturales como por ejemplo madera y morteros de cal nos ha ayudado crear una atmósfera interior equilibrada y agradable.

Nos parece adecuado ofrecer un jardin natural, no solo apto para humanos, sino tambien para la fauna local. Por lo tanto rogamos respetar tanto las plantas y los demás seres vivos en nuestro entorno.

Intentamos ofrecer productos locales, productos de temporada y productos de agricultura ecológica siempre y cuando sea posible.

Compostaje en vez de producir residuos. No solo compostamos todos los residuos compostables actualmente, también en la fase del desbroce del edificio en ruinas y su finca se produjo literalmente un montón de biomasa, la cual convertimos en tierra fértil, sin quemar ni una hoja de toda la maleza cortada.

Evitamos residuos donde es posible: lo intentamos por ejemplo ofreciendo agua mineral en botellas retornables y evitamos embalajes donde sea posible.